Embarazo y Anemia

Evitar la Anemia desde Antes del Embarazo

El hierro no es solo un mineral importante para mantener la buena salud, sino que es indispensable que las mujeres que están planificando tener un bebé tengan buenos niveles de hemoglobina en sangre antes de la concepción.
Una mujer con anemia, es decir con la hemoglobina baja, que se genera por una baja ingesta de alimentos con hierro ó por pérdidas de sangre debido a la regla (menstruación) u otras pérdidas de sangre como por ejemplo con úlceras, generará un deficiente transporte de oxígeno a los distintos órganos, alternado negativamente su salud, la del feto y futuro bebé. 

Un nivel adecuado de hemoglobina en sangre, en mujeres en edad reproductiva, se estima entre 12 y 15,5 mg/dl  en la costa, y en la altura los valores aumentan debido a la menor presión atmosférica dispersando las moléculas de oxígeno, reduciendo la saturación, donde se recomiendan niveles entre 16 y 19 mg/dl.
El 20,9 % de mujeres en edad fértil en Perú (de 15 a 49 años) padece anemia, que golpea en mayor medida a la población andina y rural, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes 2020).

Un nivel adecuado de hemoglobina en mujeres en edad reproductiva, se estima entre 12 y 15,5 mg/dl de sangre y en la altura entre 16 y 19 mg/dl.

La prevalencia de la anemia en el tercer trimestre de embarazo puede variar desde 14 hasta 52% en las mujeres que no toman suplementos de hierro (dependiendo del país y de la condición social); y de 0 a 25% en las mujeres que toman suplementos de hierro (dependiendo de las dosis del citado elemento).

La deficiencia de hierro y la anemia poseen consecuencias severas en las mujeres gestantes, estando asociadas con una menor capacidad para trabajar, fatiga, debilidad y disturbios psíquicos, condiciones que en su totalidad afectan la calidad de vida tanto a nivel físico como psíquico.

En el feto/en y en el recién nacido la deficiencia de hierro puede tener consecuencias serias para el desarrollo de las funciones cerebrales. (Nils Milman 2012) como se puede observar en muchos estudios que demuestran una mejor respuesta al aprendizaje y mayor peso en los bebés cuyas madres tuvieron niveles de hemoglobina adecuados. 

Las mujeres que están planificando concebir, deben realizar algunos análisis para determinar su estado nutricional y brindar al bebé el mejor ambiente posible para la concepción y nutrición adecuada durante el embarazo para su correcto desarrollo.
Estos análisis incluyen la hemoglobina en sangre y hematocrito, el análisis de ferritina es también importante ya que te brindará información sobre tus reservas de hierro en el organismo, y ácido fólico es también una vitamina que puede ser evaluada ya que su deficiencia puede generar un tipo de anemia y un transtorno en el feto denominado espina bífida. Como medida preventiva se recomienda tomar ácido fólico antes de la gestación. 

Además del hierro, es importante asegurar los siguientes nutrientes antes de la concepción: aceites esenciales de tipo omega-3 y yodo, ya que son determinantes para la formación cerebral y del sistema nervioso del feto. Este tipo de aceite omega-3 (DHA y EPA) se puede encontrar fácilmente y en buenas cantidades en pescados de mar, los mismos que tienen también buena cantidad de yodo, el aceite omega-3 de tipo vegetal (de menor conversión a DHA y EPA) lo encontrarán en el aceite de sancha Inchi, linaza y chía. El Yodo lo está contenido en la sal yodada (de preferencia sin fluor) y en productos marinos en general, lo ideal es consumirlos entre 2 y 3 veces por semana.

¿Cómo cubrir las recomendaciones de hierro adecuadas?
El requerimiento es de 18mg por día en mujeres en edad fértil y 27mg de hierro durante el embarazo. 

Fuentes de hierro en alimentos

El hierro de origen animal o hem tiene una mayor absorción que el hierro vegetal o no hem. Para llegar a los requerimientos se pueden combinar ambos tipos de hierro.

Mg. Geraldine Maurer
CNP 1851

Publicaciones Similares

Deja una respuesta