|

Miel de Manuka

La miel de manuka es un tipo de miel originaria de Nueva Zelanda que se ha vuelto muy popular en los últimos años debido a sus propiedades únicas y beneficios para la salud. Se produce a partir del néctar de las flores del árbol de manuka (Leptospermum scoparium), que es nativo de Nueva Zelanda y algunas partes de Australia.

La Miel de Manuka presenta una gran variabilidad de vitaminas y minerales, dentro de las que destacan las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5 y B6) y liposolubles (A, C y D). También es importante destacar, que contiene cantidades significativas de cobre, magnesio, fósforo, potasio, calcio, azufre, hierro, manganeso, sodio y yodo. Lo que distingue a la miel de manuka de otras mieles es su contenido de metilglioxal (MGO), que es un compuesto orgánico responsable de muchas de sus propiedades medicinales. La concentración de MGO oscila en un rango muy amplio de entre 0mg/kg y 1000mg/kg.  El nivel de MGO en la miel de manuka es significativamente más alto que en otras mieles, lo que le confiere propiedades antibacterianas y antiinflamatorias únicas.

En la siguiente tabla recogemos cuál es el rango de concentración de este compuesto y qué actividad presenta:

La miel de manuka se ha utilizado tradicionalmente en la medicina maorí, la población indígena de Nueva Zelanda, para tratar una variedad de dolencias. En la actualidad, su uso se ha extendido a nivel mundial y se ha convertido en un remedio natural muy apreciado. A continuación, se mencionan algunos de los beneficios y usos más destacados de la miel de manuka:

Acción antibacteriana: La miel de manuka ha demostrado tener propiedades antibacterianas potentes debido a su contenido de MGO. Se ha utilizado para tratar infecciones de la piel, heridas, quemaduras y úlceras. También puede ayudar a combatir bacterias resistentes a los antibióticos, como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM).

Cicatrización de heridas: La miel de manuka puede acelerar el proceso de cicatrización de heridas y reducir la formación de cicatrices. Se ha utilizado con éxito en el tratamiento de úlceras de decúbito, úlceras varicosas y quemaduras.

Propiedades antiinflamatorias: La miel de manuka puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor en condiciones como la artritis y la gastritis. También se ha utilizado para aliviar el malestar asociado con la inflamación de la garganta y las infecciones respiratorias.

Cuidado de la piel: La miel de manuka es conocida por sus beneficios para la piel. Se utiliza en productos cosméticos para hidratar, suavizar y nutrir la piel. También puede ayudar a tratar afecciones cutáneas como el acné, la dermatitis y la psoriasis.

Mejora del sistema digestivo: La miel de manuka se ha utilizado tradicionalmente para aliviar el malestar estomacal, el síndrome del intestino irritable y otras afecciones digestivas. Su acción antibacteriana puede ayudar a equilibrar la flora intestinal y promover la salud digestiva.

Es importante tener en cuenta que no toda la miel de manuka es igual. Para garantizar su calidad y autenticidad, se utiliza un sistema de clasificación llamado Unique Manuka Factor (UMF), que indica el contenido de MGO y otros compuestos activos. Al elegir miel de manuka, es recomendable buscar productos con un UMF certificado.

En resumen, la miel de manuka es un valioso tesoro natural con una amplia gama de beneficios para la salud. Sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y cicatrizantes la convierten en un remedio popular para diversas afecciones y dolencias. Sin embargo, es importante buscar productos de alta calidad y consultar a un profesional de la salud antes de utilizarla como tratamiento médico.

cursosnutricion.org

Publicaciones Similares

Deja una respuesta